Insomnio postfestivo

junio 24, 2012 2 comentarios

Hace casi tres horas que llegué de un casamiento y no puedo conciliar el sueño. Quizás no sea raro porque ayer me quedé hasta tarde jugando un poco con el API de Facebook y esta jornada comenzó muy tarde, pero el sueño está presente a pesar de que no me supera.

El casamiento estuvo muy bueno. Fue la primera vez que presencié en persona un casamiento católico, que no es nada extraño para el occidental promedio, ni para mí concretamente, pero fue algo más extenso que las representaciones que habitualmente se ven en la televisión o las películas. Me gustaron algunas partes del discurso del sacerdote, cuando comparó el matrimonio a un intercambio de regalos (cada miembro le regalaba su vida al otro).

Lo más interesante de la experiencia creo que fue que me acercó a conocer mejor el vínculo de quienes se casaron: un compañero de trabajo y la que fue su novia desde hace siete años. En la fiesta, luego de la ceremonia religiosa, pasaron un video con fotos de sus vidas, antes de conocerse y también juntos. Fue gracioso verlos tan distintos en el año 2005.

La fiesta estuvo bastante entretenida también. Si bien no participé en la parte del baile dado que no sé bailar y tampoco tengo mucho interés en aprender, en los últimos años miro los bailes con otros ojos. He visto últimamente que, al menos en los que he presenciado, hay un ambiente muy amistoso, más cómico que erotizado y más inclusivo que competitivo. Lo veo como una especie de juego musical practicado por varias personas que bajan algunas barreras afectivas y se unen en un ritual de mutua aceptación.

Dicho todo esto, quisiera vaciarme por hoy de las impresiones de la fiesta, de la música alta que aún resuena en mi cabeza y poder reconciliarme con la almohada. Decidí prender de nuevo la computadora y ponerme a escribir en mi blog porque me sentí inspirado para hacerlo y porque pensé que quizás me cansaría un poco y debilitaría mi estado de vigilia, pero hasta ahora no ha sido así.

De regreso a casa me crucé en el autobús con un clon de Hagrid que me hizo dudar de que aún estuviera despierto. ¿Andaría buscándome para llevarme a Hogwarts? Estoy un poco grande pero hoy sentí que todavía tengo cierta sensibilidad para detectar la magia.

Anuncios
Categorías:Español Etiquetas: , , ,

“Tu trabajo consiste en …

junio 18, 2012 Deja un comentario

“Tu trabajo consiste en descubrir cuál es tu trabajo y, entonces, entregarte a él de corazón.” (Buda).

Categorías:Español

Una teoría sobre el predominio de muertes de mujeres por violencia doméstica

junio 15, 2012 Deja un comentario

Un caballo de batalla del negacionismo hembrista de la violencia en contra el hombre es el hecho de que hay, hasta donde se tiene registro, más mujeres que hombres que son asesinadas por sus parejas. La lógica de las organizaciones hembristas dice que la relación entre las muertes de mujeres y las muertes de hombres a manos de su pareja es directamente proporcional a la relación entre la violencia del hombre hacia la mujer contra la violencia de la mujer hacia el hombre. Dicho más en forma más simple, que como más hombres estarían maltratando a las mujeres, más mujeres mueren.

Este razonamiento es usado para crear campañas que estigmatizan a todo el género masculino, como por ejemplo la campaña Activate 2011, que me molesta particularmente por el hecho de que pusieron varios afiches en el edificio en el que trabajo. Como se puede ver en sus fotos, los hombres sostienen o se mantienen frente a un “no” que indica que no van a ejercer violencia contra las mujeres. En las versiones impresas el mensaje es más explicito. Por ejemplo en una se puede ver a dos niños con ropa de fútbol y el texto “no más violencia contra las niñas”. En una de las fotos también hay un bebé de sexo masculino, que para la mentalidad feminista tiene que empezar a pronunciarse en contra de esa forma de violencia que los genes o la cultura en cualquier momento le impulsarán a emprender. Por otra parte las mujeres son alentadas por la misma campaña a usar la violencia, para muestra basta una imagen:

"Puedo pegar porque soy mujer"

Que nadie se confunda. Las muertes de mujeres por parte de su pareja son reales y hasta donde sé son más frecuentes que las muertes de hombres por la misma causa. Creo que es un fenómeno que puede ser comprendido y combatido y que destinar recursos a hacerlo es bueno (sin tampoco olvidar otros fenómenos más frecuentes y más difíciles de prevenir como los accidentes, suicidios, asesinatos en general, infanticidio, maltrato infantil…). Al final de este artículo voy a exponer mi visión sobre cómo creo que podría hacerse pero primero que nada tengo que luchar contra los mitos que existen alrededor de esta temática. Por eso vuelvo a la questión: ¿mueren más mujeres porque más mujeres son maltratadas? Mi respuesta es no y voy a fundamentarla. Las hipótesis son las siguientes:

1) Las mujeres y los hombres se comportan, ya sea por naturaleza o por roles culturales, de manera distinta frente al maltrato. Creo que los hombres, ante el maltrato, tienden a dejar a la pareja con más frecuencia y velocidad que las mujeres. Existiría entre las mujeres una mayor tendencia a seleccionar y permanecer con un maltratador.

2) El apego requiere cierto tiempo para desarrollarse y con él surge la posesividad.

3) Los asesinatos en las parejas están relacionados con la disolución de los vínculos y que la persona que decide terminar con el vínculo suele ser la víctima.

4) La tenencia y uso de armas de fuego es mayor entre los hombres, no por una naturaleza violenta sino por el rol de protector de la pareja y la familia que la sociedad le asigna al hombre. Los hombres son también los que más se suicidan (un 80% de los suicidios si no recuerdo mal).

5) Las mujeres terminan las relaciones con más frecuencia que el hombre. De hecho es un derecho que la legislación uruguaya la da a la mujer y no al hombre el de terminar un matrimonio “por su sola voluntad”.

6) La ley hace que el hombre tenga más que perder en un divorcio. Por lo general el divorcio para el hombre significa ser expulsado del núcleo familiar en caso de que hayan hijos y a veces implica también la pérdida de bienes y recursos por pago de pensiones.

7) Las conductas no se manifiestan necesariamente en forma gradual. Muchas de las conductas humanas aparecen superado cierto umbral de estímulos por debajo del cual no se manifiestan en ningún grado.

8) El asesinato en la pareja no es un acto racional. Es una manifestación infrecuente de los instintos de posesividad que tienen hombres y mujeres ante sus vínculos. Son los mismos instintos que son idealizados en la música romántica que las mujeres tanto escuchan. Es algo que ocurre en un momento en el que el cerebro se encuentra dominado por las pasiones. Antes se lo llamaba crimen pasional y creo que era un término muy acertado.

Mi tesis entonces es la siguiente: más mujeres mueren porque más mujeres seleccionan hombres violentos y permanecen un tiempo considerable junto a ellos, que con más frecuencia podrían estar armados y que al enfrentarse a la disolución del vínculo iniciado por ellas ven su vida terminar, al estilo canción romántica, y recurren a “soluciones” totalmente irracionales como el suicidio, el asesinato de su pareja o ambas animaladas. Utilizo la palabra animalada justamente porque me parece que quien toma una determinación de esa naturaleza no lo hace bajo pleno control de sus facultades mentales exclusivamente humanas sino con la mente alterada por las emociones, al nivel común de un primate cualquiera, por una situación que lo desborda.

Las soluciones que considero efectivas, y que en muchos casos se que se están aplicando, son:

1) Que se eduque a las mujeres que están en los siguientes temas: detección y rechazo de los hombres violentos antes de que se desarrolle apego en la relación. Creo que es algo que también algunos hombres necesitan y que por eso no debería cerrarse el apoyo solo a las mujeres. Simplemente las menciono a ellas porque en general los hombres se manejan más racionalmente ante esa situación.

2) Que se de asesoramiento a quienes quieran iniciar un divorcio para hacer de ese proceso lo menos traumático posible para la persona que quiere mantener el vínculo.

3) Terminar con los estereotipos de que los hombres son generalmente violentos y necesitan cambiar: la gran mayoría de los hombres solo utilizan su agresividad para protegerse y proteger a otras personas, y su agresividad no es mayor a la que presentan las mujeres. Las mujeres tienen muchos hombres para elegir que no son violentos y estos hombres no son menos masculinos ni menos valiosos que la minoría de hombres violentos.

4) Que haya más cursos disponibles para quien los necesite sobre el control de la ira e inteligencia emocional en general.

En resumen, prevenir los asesinatos en la pareja no es en mi opinión prevenir un patrón persistente de conducta asesina sino mantener siempre por debajo del umbral de idiotez a cualquier persona que tenga las facilidades para matar a otra. Estoy seguro de que las campañas de corte feminista/hembrista están mal encaminadas, despilfarran recursos y no logran nada. Me parece lamentable que cuando hay tantas acciones útiles por tomar una organización desvíe recursos que podrían usarse en acciones educativas que hagan un cambio verdadero para hacer una campaña de difamación de la masculinidad y una ridícula exposición de “arte”. Será que no soy tan progre para apreciar como el arte abstracto puede incidir en la reducción de la violencia, pero me parece lamentable.

La envidia de los mediocres

junio 14, 2012 Deja un comentario

La envidia de los mediocres

Fuente: https://www.facebook.com/occupythevatican (no recomiendo seguir la consigna, jaja)

Categorías:Español

La tierra y el agua

mayo 28, 2012 Deja un comentario

La tierra y el agua

Categorías:Español

Historia de un sueño

mayo 26, 2012 Deja un comentario

Hoy quiero hablar de un sueño. Por lo general mis sueños son repetitivos, pero este fue distinto. Antes de hablar de él tengo que mencionar algo: este año empecé a estudiar profesorado de informática. Si bien es algo que estoy dejando parcialmente por motivos laborales (no voy a hacer todas las materias este año) fue una ocupación que disfruté mucho durante unos dos meses. Una de las actividades que me fueron asignadas y no hice por los motivos mencionados anteriormente fue dar una clase sobre el concepto de “zona de desarrollo próximo”.

Creo que no soy un experto en el tema pero me parece que el concepto es bastante sencillo y en parte por eso me estresé un poco pensando que la clase terminaría en unos segundos. Dicho resumidamente, se llama “zona de desarrollo próximo” a la distancia entre lo que una persona en desarrollo puede hacer sola y lo que puede hacer con ayuda de otros. Por ejemplo, es normal que dentro de la zona de desarrollo próximo de un niño de seis años esté el sumar y restar (si es que ya no lo ha asimilado hasta el punto de poder hacerlo por si mismo), pero no es algo muy común que dentro de ella se encuentre el entender la matemática en la que se apoya la teoría de la relatividad, por ejemplo. Por más que vea a alguien hacer demostraciones en el pizarrón no podría seguirlas ya que su mente no ha madurado lo suficiente. El concepto parece muy intuitivo pero choca con otros conceptos que se han manejado y por eso la historia le asigna a Lev Vygotsky, un psicólogo investigador ruso, el mérito por haberlo descubierto y enseñado. Vygotsky observó que lo que un niño podía hacer con ayuda a cierta edad, era lo que podía hacer sólo unos años más adelante. Los tests de inteligencia de su época se centraban, y aún hoy se tienden a centrar, en las habilidades ya consolidadas, pero el mostró que era importante también reconocer lo que un niño podía hacer con ayuda de otros y potenciarlo a través de actividades guiadas o grupales.

Un día mencioné el concepto en una clase de pedagogía y la profesora me dijo que aunque cree que dicha zona existe el maestro es incapaz de conocer cual es la de un niño dado. También que se usa para mal, limitando lo que se le enseña a los niños con el pretexto de que algunos conocimientos están por fuera de lo que ellos pueden llegar a aprender. Coincidimos en que más útil que buscar un “techo” de capacidades era encontrar la base (lo que ya domina) y usando sus palabras “usarlo como trampolín para que pueda llegar hasta donde llegue”… Pero todo esto ocurrió en vigilia, dirá mi masoquista lector. ¿Dónde está el sueño?

Una noche, quizás un día o dos luego de esa conversación, tuve un sueño en el que la profesora me decía lo mismo que me dijo en la realidad. Mientras, un profesor llenaba un pizarrón con una especie de mapa de actividades: un rectángulo que representaba todo el tiempo de un alumno dividido en fragmentos que correspondían a actividades como por ejemplo mirar la televisión, usar Facebook, etc. Yo le contesté con otros dos conceptos más que me parecieron importantes y que, por esas cosas absurdas de los sueños, no contradecían lo que ellos me estaban diciendo a pesar de que así parecía creerlo.

El primero los conceptos fue el del “secuestro emocional”, popularizado por Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional. Básicamente que cuando experimentamos una emoción intensa nuestra actividad cerebral se da en las regiones más primitivas, las que compartimos por ejemplo con el resto de los mamíferos o hasta con los reptiles, que son parientes más lejanos. Le dije que era difícil conocer el límite de alguien dado que muchas veces en la clase se experimentan emociones intensas y la mente se nubla por eso.

Aunque creo que no lo expliqué en el sueño, las emociones hacen que los alumnos se acerquen más a uno de los extremos dependiendo de su autoconcepto: los que se creen buenos experimentan los desafíos con más lucidez que los que tienen miedo de no ser lo suficientemente buenos. Por ejemplo los estudiantes negros en Estados Unidos tienen un índice de fracaso universitario mayor al de los blancos, pero un estudio demostró que con un simple curso de un par de horas en el que les hacían saber que todos iban a experimentar miedo y sentirse incapaces y que era algo totalmente normal redujo enormemente la brecha. Al sentir miedo los estudiantes negros fracasaban más porque creían que era una evidencia de que la universidad no era para ellos y bloqueaban su potencial.

El segundo concepto que mencioné fue que las tareas se experimentan en forma muy distinta en función de las habilidades y la dificultad de la tarea. El autor Mihály Csíkszentmihályi representó en su libro “Fluir: la psicología del involucramiento con la vida diaria” (“Fluir: la filosofía de la felicidad” en las ediciones en español) estas formas de experimentar las actividades en una gráfica con esos ejes (habilidad y dificultad):

(Fuente: http://sheilagarcia22.blogspot.com/2011/05/la-teoria-del-es-una-teoria-psicologica.html)

En el sueño señalé algo como que un alumno aparentaría tener menos capacidad de la que tiene incluso por aburrimiento u otro de los estados emocionales, como la apatía y la preocupación.

Es todo lo que recuerdo del sueño, pero antes de terminar el post quiero agregar una cosa. No solo dormido sueño con esas cosas. Ser profesor es uno de mis sueños porque me parece una actividad alineada con mis valores (básicamente con la idea de que hay que pasar la posta a las siguientes generaciones, como dirían un personaje de la pelicula “The Road”: llevar el fuego). Enseñar es algo que se alinea con lo que quiero llegar a ser. Ahora las circunstancias me han obligado a dejar un poco de lado la carrera, pero no la dejo totalmente y creo que mi obstinación me llevará, por un camino o por otro, a ese destino.

La regla de oro no funciona

mayo 10, 2012 Deja un comentario

Hace unos minutos me encontraba divagando un poco. Había naufragado en Facebook, ese gigantesco teletransportador de pequeñas dosis de calor humano. Luego de promover el uso de una wiki para fines educativos entre unos compañeros de la carrera de profesorado de informática que estoy cursando, me encontré ante el silencio. De repente apareció un comentario filosófico sobre el masoquismo. Uno de esos comentarios que se envían en clave, esperando que un receptor, al que no nos queremos dirigir directamente, lea y decodifique el mensaje. Dudo seriamente que el mensaje fuera dirigido a mí, pero me pareció una buena oportunidad para sociabilizar un poco y apagar el sentimiento de soledad que experimentaba, e hice un par de comentarios acerca de la regla de oro. Creo que es una regla que no funciona y ahora quiero exponer las razones.

Antes que nada, la regla de oro es aquella que dice “Trata a los demás como quieres que te traten”.

La aplicación universal de esta regla sería mala por lo siguiente:

  • La existencia del masoquismo: los masoquistas causarían sufrimiento a los demás, incluyendo a la mayoría de las personas que a diferencia de ellos no disfrutan de sufrir.
  • La existencia de personas con tendencias suicidas: esas personas matarían a los demás al sentir el deseo de autoeliminarse.
  • Las diferencias en gustos (eso lo mencionó la autora del comentario que disparó mis divagaciones): si me gusta que la gente me hable mucho, por ejemplo, le hablaría a todo el mundo, incluso a la gente que valora el silencio.
  • La regla es impracticable porque si deseo, por ejemplo, que alguien me regale todo lo que tiene, no puedo aplicar eso con los demás, porque solo podría regalarlo a una persona y no me quedaría nada para el resto.

Asumiendo que se practique con bajo una filosofía de no dañar a nadie más, el egoísmo universal, por perjudicial que pueda ser, es incluso mejor que la aplicación de esta regla si tomamos en cuenta esos puntos:

  • cada quien quiere lo que quiere y no necesariamente lo que otros quieren
  • por lo general sabe que es lo que quiere
  • en la mayoría de los casos quiere algo bueno para sí mismo
  • en caso de querer algo malo los efectos no serían trasladados directamente a los demás
  • siempre habría alguien para cuidar por las necesidades de todo el mundo

Afortunadamente no vivimos en un universo que nos fuerce a optar por una de dos opciones. El egoísmo universal también tendría, y tiene, sus propios problemas. Uno de ellos es que la mayoría de la gente no tendría la capacidad de obtener lo que desea. Además la naturaleza social del ser humano es tal que sus necesidades no pueden, en la mayoría de los casos, ser satisfechas sino a través de interacciones en donde exista una cuota importante de altruismo que mantenga la cohesión.

Un día iba por la calle y me hicieron una “encuesta” (una serie de preguntas cuyas respuestas no registraron en ningún lugar), entre las que se encontraba “¿Sos egoísta?”. Contesté que no lo soy porque el egoísmo no es mi ideología pero que tengo actitudes egoístas. Recuerdo que la joven que me hizo la pregunta se sonrojó y con una sonrisa me invitó a una reunión de su secta…  El egoísmo y el altruismo son “ismos” y como tales tienen una carga de imposición ideológica. Creo que lo mejor es tratarse a uno mismo como el ser más cercano, como el ser hacia el cual tenemos más responsabilidades y a los demás como seres que están siendo cuidados por ellos mismos (salvo el caso de los niños, ancianos u otras personas indefensas).

Frente a la regla de oro prefiero la máxima de Kant: “Actúa como si tu máxima se fuera a convertir en ley universal”. También me gusta la máxima zoroástrica de actuar en el mundo a través de “buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones”. El mundo funcionaría óptimamente si hiciéramos mucho por nosotros mismos y por los demás. El saber que hacer es el desafío y no creo que se solucione con la regla de oro, por más bienintencionada que sea. Necesitamos conectar la necesidad de dar algo bueno con la necesidad de recibirlo. Creo que de a poco el mundo se empieza a mover hacia eso, pero todavía estamos muy lejos…